¿No tienes marca personal? Créala YA

Da igual a lo que te dediques. La competencia cada vez es más voraz y tener una marca personal que te defina ya no sólo es un valor añadido, sino una necesidad. Una marca personal no se construye de la noche a la mañana, requiere tiempo y esfuerzo pero, ¿se te ocurre un cliente mejor que tú mismo para mejorar tu trayectoria profesional?

 
Mi marca personal a día de hoy está lejos de ser perfecta pero puedo asegurar que ha experimentado un gran cambio desde que comencé a planificarme y a entender lo necesaria que es. Dicho esto, ahí van unos cuantos consejos prácticos para poneos en órbita.

 

PRIMEROS PASOS

1.PIENSA EN LO QUE TE HACE DIFERENTE

El mercado está saturado y como tú hay miles de profesionales buscando su oportunidad, así que tienes que buscar algo que te diferencie y potenciarlo.

¡Cuidado!, no hablo de que te especialices en una sola área específica, eso es otro tema y afecta directamente al perfil profesional que decidas desarrollar. A lo que me refiero es que tu marca personal debe ofrecer un valor añadido frente a la competencia, un rasgo diferenciador, seas un trabajador especialista o multidisciplinar.

Por ejemplo, en mi caso personal tomé la decisión de publicar contenidos en este blog que acercasen el diseño y la comunicación a personas que están empezando en esto o bien que no pertenecen a este sector y quieren aprender cómo es. Como veis, no es un factor que vaya reñido estrictamente con mi trabajo, pero sí consigue diferenciarme.

 

 2.MARCA UNOS OBJETIVOS Y DEFINE UNA ESTRATEGIA

El siguiente paso es definir de dónde partes y a dónde quieres llegar. ¿Quieres buscar nuevos clientes? ¿Promocionar tu trabajo? ¿Mejorar tus contenidos?

Toca tomar esas decisiones y planificar cómo quieres llevarlas a cabo. Plantea un calendario para ir cumpliendo objetivos y posteriormente poder analizar si tu estrategia ha llegado a buen puerto. ¿Cómo llevar a cabo tus objetivos y estrategia unas vez los has definido? A continuación, algunas pistas.

AL LÍO

Cada estrategia es diferente, con lo cual no será necesario aplicar en cada una de ellas todos los puntos que enumero a continuación. Esto es simplemente lo que yo hice (y sigo haciendo):

1.DECIDE BIEN EL NOMBRE CON EL QUE TE PRESENTARÁS ANTE EL MUNDO

Para definir tu marca es esencial que entiendas el área profesional en el que trabajas y tomar una decisión coherente. No es lo mismo buscar un naming para un bufete de abogados, que para un fotógrafo freelance o para una funeraria.

Ponte en la piel del cliente y piensa lo que esa persona espera de ti o de tu empresa: ¿cómo reaccionaría ante el nombre que selecciones?, ¿es adecuado y representa lo que haces? Cada mercado responde a unas necesidades y a unas características específicas. Tu nombre es tu carta de presentación y tiene que reflejar quién eres y qué haces.

2.DISEÑA UNA IMAGEN QUE TE DEFINA

Esto va de la mano del punto anterior. Haz una pequeña inversión (de tiempo o dinero) en crear una identidad corporativa. No hace falta que hagas un desarrollo íntegro: piensa en un logotipo, aplícalo a unas tarjetas de visita y echa a volar. Para comenzar es suficiente.

Mi recomendación es que trabajes con un profesional para que te asesore y desarrolle tu identidad corporativa en función de tus necesidades.

3.HAZ UN BUEN USO DE LAS REDES SOCIALES

Si vas a utilizar el mismo perfil de usuario para tu marca y para tu uso personal ten mucho cuidado: no es muy profesional que deleites a tus clientes con unas fotos de tu última borrachera. Esta es mi recomendación: destina a tu marca su propio perfil y selecciona bien los contenidos a publicar.

Abre un perfil en las redes que consideres más adecuadas para promocionarte. ¿Qué redes sociales son más apropiadas para mí? Piensa en tu trabajo: si te dedicas a las artes visuales, Instagram, Behance o Pinterest son tus redes. Si eres periodista o escritor, Twitter o Medium son una buena elección. Facebook es bastante aconsejable en prácticamente todos los casos. Pero sin duda, hay una red que todo profesional debería utilizar: sigue leyendo.

 

4.PONTE LAS PILAS CON LINKEDIN

La red social por antonomasia para potenciar tu marca personal y estrechar lazos con otros profesionales de tu sector. Además, es una gran plataforma para estar al día de todas las noticias relacionadas con tu área, participar en temas dando tu opinión, buscar clientes potenciales e incluso encontrar empleo.

Es muy importante tener un perfil completo para mejorar tu visibilidad. Elige una foto de perfil adecuada, escribe un buen currículum digital actualizado, completa todos los campos que puedes rellenar en tu perfil y cuida tus publicaciones y recomendaciones.

5.MUESTRA TU TRABAJO EN UNA WEB

Por mucho que cuides tu reputación en redes sociales y mimes tu marca personal, de nada te servirá si no muestras tu trabajo. Esa es la razón última por la que te van a contratar, así que esfuérzate en que tus mejores proyectos brillen con luz propia. Si no tienes presupuesto para montar tu propia web, busca entre todas las plataformas gratuitas que te ofrece la red: carbonmade, behance, cargocollective, tumblr

Exprime las posibilidades que te da cada plataforma para personalizar la página y mostrar de la mejor manera posible lo que haces.

Mi recomendación: si puedes rascarte un poco el bolsillo desarrolla tu web en WordPress. Además de tener infinitas posibilidades de diseño y multitud de funcionalidades, podrás controlar tu posicionamiento SEO para mejorar tu presencia en Internet.

6.ESCRIBE EN UN BLOG Y ELIGE ESTRATÉGICAMENTE SU CONTENIDO

Estoy completamente seguro de que todos tenemos cosas interesantes que aportar sobre nuestro trabajo o nuestro sector. Muchos amigos me cuentan historias interesantísimas sobre su trabajo, y siempre les recomiendo que las escriban en un blog porque es una pena que otras personas no puedan disfrutar de ellas.

Puedes escribir sobre miles de cosas. Elige algo con lo que te sientas a gusto y planifica diferentes publicaciones que tengan que ver con ese tema. Además, la escritura es terapéutica, te ayuda a interiorizar muchos conceptos y estarás generando contenido propio para tus redes 100% exclusivo.

7.HAZ NETWORKING HASTA CON EL PANADERO

Puedo prometer y promento que el 75% del trabajo que he realizado ha venido dado por el networking espontáneo y por el boca-oreja. Nos seguimos fiando más de la recomendación personal que nos haga alguien de confianza que de cualquier otro medio. Así que desde ya deberías ser la persona más enrollada del planeta. No seas cansino, pero vende tu trabajo con un poco de salero y ponlo en valor.

8.SÉ CONSTANTE

Esto es planificación pura. Siempre que te sumerges en un nuevo proyecto te sobra la motivación, pero con el paso del tiempo te relajas y bajas la guardia. Planifícate: ponte un ritmo de publicaciones, actualiza tus redes, fórmate y asiste a eventos ocasionalmente. Pero siempre siendo realista. Es preferible que tu ritmo sea bajo a que sea nulo. Es preferible no tener marca a que se perciba que tu marca está abandonada.

9.TEN MUCHA PACIENCIA

Una marca personal es fruto de mucho trabajo y horas invertidas en ella, así que no tengas prisa. El tiempo que inviertas en construir una buena marca personal es proporcional al impacto que tendrá y a los buenos resultados que cosecharás.

10.LLEVA SIEMPRE UNA LIBRETA ENCIMA

Como recomendación personal, creo que es precioso ir siempre acompañado de una libreta. No te imaginas lo bien que queda sacar tu libreta ante un cliente para tomar anotaciones. O aunque no escribas y hagas dibujitos, tú pon cara de concentración y frunce un poco el ceño. Y si puedes llegar a la cita un poco antes que el cliente y sentarte con tu libreta, mejor que mejor.

Nunca sabes donde puede pillarte la inspiración, una buena idea para tu marca personal o un cliente buscando un buen profesional de toda la vida, de esos que llevan libretita.