¿Se pueden vender sardinas en un circo y hacerte de oro?

Este es el escenario: eres un tipo normal que cree tener una buena idea. Te lías la manta a la cabeza de la emprendeduría y vas al banco a pedir financiación.

– Buenas tardes, estaba interesado en montar un negocio y busco financiación.

– Muy bien, ¿en qué consiste su negocio?

– Es un circo que vende latas de sardinas.

¿WTF?

Así a la ligera puede parecer la idea más disparatada del mundo, pero este modelo de negocio lo está petando en la ciudad de Lisboa.

Analicemos el caso para entenderlo.

1.EL PUNTO DE PARTIDA

Sardinha1

Todos sabemos que las “sardinhas” son uno de los productos más representativos de la gastronomía portuguesa y, como tal, uno de los principales atractivos para el turista.

Desde hace unos años, han ido proliferando tiendas que se presentan como auténticas boutiques de la sardina, donde ofrecen este manjar en cuidadísimas y atractivas latas de conservas con un diseño de producto y de packaging envidiable. Si a eso le sumamos que el producto es de calidad y tiene un precio bastante asequible, obtenemos como resultado el souvenir definitivo.

A grandes rasgos, “O mundo fantástico da sardinha portuguesa” es esto mismo, pero han añadido un par de ingredientes a la receta final que les ha hecho diferenciarse del resto.

2.EL VÍNCULO EMOCIONAL CON EL CONSUMIDOR

Sus latas de conservas están numeradas desde el año 1916 hasta 2017, presentado en el propio diseño hechos históricos que sucedieron en cada uno de esos años.

Han creado un negocio donde cualquiera puede encontrar un producto al que vincularse emocionalmente. Lo que viene siendo “hacer sentir especial al consumidor”. En segunda instancia, ese consumidor acudirá a buscar la lata de conservas con una fecha especial para aquella persona a la que pensaba comprar un recuerdo.

IMG_7323

3.EL DISEÑO DE PRODUCTO

Las latas de conservas son una delicia estética. Presentan un estilo retro muy cuidado y coherente con la temática de la tienda, donde además se establece un código de color que nos permite diferenciarlas por años y convertir este producto en un objeto de colección.

Sardinha2

4.LA EXPERIENCIA DE COMPRA

Si aún no encontrabas este producto lo suficientemente atractivo, te lo presentan envuelto en un mundo de fantasía circense que recuerda a “Charlie y la fábrica de chocolate”. Un tiovivo, una noria a escala o el propio lineal de los productos son algunos de los elementos que convierten la experiencia de compra en algo único.

Los propios dependientes de la tienda -ataviados con una indumentaria digna de Ángel Cristo- te dan la bienvenida y te invitan a que les acompañes para mostrarte todos los secretos del fantástico mundo de la sardina portuguesa. Un Willy Wonka a tu disposición que te dará el último empujoncito para comprar conservas a toda tu familia.

IMG_7319

5.EL RESULTADO

O Mundo Fantástico da Sardinha Portuguesa ha logrado elevar un producto de alimentación básico y convertirlo en un objeto mucho más deseable y atractivo para el consumidor.

No nos engañemos, probablemente la calidad del producto sea la misma que nos ofrecen otras tiendas de la zona, pero un diseño de producto cuidado, una experiencia de compra original y una estrategia comercial bien definida han convertido a esta tienda de Lisboa en un modelo de negocio que es todo un éxito y un gran ejemplo de posicionamiento.

La duda que me quita el sueño es, ¿qué narices le dijo ese emprendedor al banco para convencerles de que financiaran su circo de sardinas? Imagino que la magia del circo haría su trabajo, no todo va a ser marketing.